Sedación Paliativa

ostirala ,30 iraila, 2022
duelo euskera
actualidad euskera, importante euskera

Resumen

“LA SEDACIÓN PALIATIVA NO ACELERA LA MUERTE, SOLO CONTROLA EL SUFRIMIENTO DEL PACIENTE” 

Lo único que va a provocar la muerte es la evolución de la enfermedad.

Con motivo de la celebración hoy, 11 de febrero, del Día Mundial del Enfermo, el Colegio de Médicos de Navarra estrena su campaña “Píldoras para la Salud” con un video (de no más de tres minutos y en formato entrevista) sobre Sedación Paliativa en el que el Dr. Marcos Lama contesta a las siguientes preguntas: ¿Qué es sedación paliativa? ¿Es lo mismo que eutanasia? ¿Adelanta la muerte? Y mi familiar ¿puede escucharme? ¿sufre?

En la sociedad e incluso también entre los profesionales sanitarios persiste cierta confusión y polémica sobre la sedación paliativa. El Dr. Marcos Lama, médico de la Unidad Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Pamplona y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Navarra de Cuidados Paliativos (PALIAN), subraya que existe mucha controversia y mala información al respecto.

La sedación paliativa, explica, es un instrumento terapéutico que consiste en la disminución equilibrada del nivel de conciencia de un paciente mediante el uso de fármacos indicados para aliviar el sufrimiento que provoca un síntoma refractario como, por ejemplo, un dolor muy intenso o dificultad respiratoria aguda, que no se pueden controlar mediante otros tratamientos. También está indicado para aquellos pacientes en sus últimas horas o días de vida.

Diferencias entre Eutanasia y Sedación Paliativa

El Dr. Lama establece tres diferencias fundamentales entre eutanasia y sedación paliativa:

La primera diferencia está en la intención. “En la sedación paliativa la intención es bajar el nivel de conciencia del paciente lo suficiente para que no sufra. En la eutanasia, el objetivo es matar al paciente para que deje de sufrir”.
Hay una diferencia muy clara en el procedimiento. “En la sedación paliativa hay que administrar dosis personalizadas para cada paciente (en cada persona buscamos un nivel de sedación diferente). No siempre es necesario un coma farmacológico. En la eutanasia es para todos la misma dosis de fármacos, que son letales”.

El resultado también es diferente. “La sedación paliativa está bien hecha cuando conseguimos aliviar el sufrimiento del paciente. Una eutanasia está bien hecha cuando el paciente muere”.
Otro de los miedos que manifiesta la población es que un paciente sedado esté sufriendo y, aunque no pueda hablar ni moverse, también pueda oír. El Dr. Lama asegura que un paciente bien sedado no sufre. La sedación es un instrumento terapéutico, que no solo se utiliza en las personas al final de su vida, también en todos aquellos pacientes a los que se les practica una intervención quirúrgica.

De cualquier manera, “al bajar el nivel de conciencia, destaca el Dr. Lama, lo que se consigue con la sedación es inhibir la capacidad de relacionarse con el exterior. Pero también está demostrado que lo último que se pierde es el oído y el tacto. Por ello, nosotros siempre decimos a las familias que tengan cuidado con lo que hablan delante de los pacientes. Nosotros aconsejamos que les hablen con tono bajo y que les acaricien, que les den la mano…”

En definitiva, “la sedación paliativa bien hecha ni adelanta ni retrasa la muerte, lo que va a hacer es controlar el sufrimiento. Y lo único que va a provocar la muerte del paciente es la evolución de la enfermedad”.

Dr. Marcos Lama Gay, médico de la Unidad Cuidados Paliativos HSJD (Pamplona) y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Navarra de Cuidados Paliativos (PALIAN).

Fuente: Colegio de médicos de Navarra

Compartir articulo